martes, 23 de agosto de 2016

"La Feria Hipócrita"

Me ha gustado este año la Feria de Málaga, ha sido perfecta, en la forma y en el fondo. Ha tenido casi de todo, hasta Terral, para darle si cabe un toque más malaguita, quise decir más malagueño. Porque en la Feria del Málaga, a la que no me gusta denominar del Sur de Europa, ha habido desde sus típicos tópicos, hasta sus intentos de modernización y el intento reinvención.

Yo creo que la solución es volver a los orígenes, aunque en los orígenes había otros intereses, otras intenciones, muchas ganas de diversión sana, mucha pureza, mucha inocencia y muchísima educación. La gente se vestía de Feria, no se disfrazaba como en carnaval para ir a la Feria. No había camisetas con slogans machistas, que lucían grupos de niñatos, no. Había esencia de Feria y de pasarlo bien en el centro y después al Real.

 En 2016, hemos tenido en la calle desde Los Verdiales al Rock and Roll, pasando por el reggaeton y las canciones de moda, que porque por muy de moda que estén no dejan de taladrarte el cerebro. Ha habido sus más y sus menos. Sus selfies y su "echa pá´lla, que esta foto es para el periódico, y me ven mañana", ¡madre del amor hermoso! lo que hace un ser humano, venido del mono, para salir en una foto en el periódico, que en papel, todavía multiplica más sus penurias y enaltece más su ego. Ese papel que sirve para madurar los aguacates y las chirimoyas.

Una feria que tiene su mister y su reina, en una elección, a modo de concurso de Tele 5, donde la caspa que cae en el escenario, la barre Limasa, ¿de qué sirve ser Mister o Reina de la Feria? pues para verlos en la procesión del Corpus o de la Victoria. Postureo catetoide.
 Hay que ser modernos, que no significa llevar los pantalones como fundas de jamones y las gafas con cristales de colores, moderno es algo más serio.

¿Pero que está pasando en Málaga? si la Feria que ya se acaba,  y que  según los medios de comunicación es  "flower power". Y cuando nos damos una vuelta por las calles del Centro, o de algunos sectores del Real y ve menores borrachos, botellones, reyertas y alguna que otra lindeza más, yo por lo menos, me siento obligado a opinar de lo que veo.

 El ver la realidad y mostrarnos, tal como somos, demasiado críticos con nuestra Feria, la mejor del Sur de Europa, es nadar contra corriente, pero al menos somos sinceros. Eso no significa no amar a nuestra tierra, al contrario, ¿que padre, no le a reñido a su hijo?  "Así no se puede ser..." "hay que vender la Feria..." Seamos realistas, señores responsables, quitense el cartón de las gafitas de marca.

Pues que se enteren los medios, porque los responsables de la Feria lo saben, para "Crónicas de un Monigote", los medios de comunicación deben ser tan objetivos como veraces a la hora de informar sobre la Feria, no se puede contentar a todo el mundo, para vender intereses y periódicos. Mucha publicidad, mucho malagueñismo descafeinado, mucho postureo, muchísimo peloteo, mucha Málaga limpia y demás slogans, cuando ésto va de mal en peor y no nos queremos enterar.


Hemos puesto camisetas sin mangas a los descamisados y shorts y una flor en la cabeza a ellas, cada vez ebrias más jóvenes. Barrer debajo de la alfombra. Educación no podemos poner, porque tiene que venir de casa y de clase mejor no hablar, porque con ella se nace, cosa que muy pocos tienen la suerte de haber nacido con ella y lucirla en la Feria, pero haberla, la hay.

El otro día presencié el mayor despliegue policial y de ambulancias, que no había presenciado nunca en la Feria, un policía me hacia referencia a un apuñalamiento en el corazón, lo que me entristeció el resto de la tarde, cuando ya, nos encaminábamos a coger el coche, para marcharnos para casa. Leyendo Twitter y la noticia colgada dos horas después en los medios digitales, me quedé perplejo. Lo que te dice un policía, lo que dicen los medios, las redes sociales y lo que es realmente. Creo que podía haber costado la vida de alguien un el día festivo en toda España, habríamos salido en los medios, con una noticia fatídica, pero al final quedó en un reyerta, una botella rota, tres detenidos y dos ingresos hospitalarios, supuesto agresor y agredido con un cristal en el tórax y la incógnita de qué y quién encendieron la llama. 

Sea lo que sea, muy importante no debía de ser, para saldar las cuentas en la Feria del Centro y menos de esa manera.

Mañana acaba la Feria, espero que bien, hagan balance y me lo cuentan. Y una sugerencia, ciertamente hay que buscarse la vida, pero dejemos la Calle Larios como está, no en una sucursal de una feria de pueblo, con sus puestos de gofres y refrescos.


@jcebreros20

No hay comentarios:

Publicar un comentario