domingo, 14 de agosto de 2016

"La Feria pegajosa"

Después de un descanso, merecido, volvemos a nuestra cita semanal, mire usted por donde, coincidiendo con la Feria de Málaga 2016. Ayer bajamos al centro, como solemos decir en Málaga, teniamos dos citas y una tercera adicional. La típica, en una caseta de una cofradia, Fusionadas, donde siempre nos sentimos bien recibidos y bien tratados. Tinto de verano, platos de jamón y queso, tortillas y pinchitos. Me encanta ir a esta caseta, es la esencia de la hermandad y de la Feria de "toda la vida de Dios". Además tengo la oportudidad de saludar a esa gente que no ves durante el año. Digo bien, "gente de Málaga".
Esa feria dió comienzo con media hora de fuegos artificiales el viernes, un derroche de originalidad, permitanme la ironía. El pregón de Vanessa Martín, una cantante que nos contó sus recuerdos, un pregón subjetivo, un pregón no apto para gente objetiva,  más para los fans de Vanessa, que con los que vivimos el dia a dia de ésta ciudad. Y como derroche de una apuesta por la cultura, la actuación de una eurovisiva, de la que no he tenido noticias hasta ayer ¿no hay grupos de Málaga? ¿No se ha hecho rock en las plazas, durante la Noche en Blanco y ahora en la Fería de suficiente calidad como para tocar en la noche de los Fuegos? Vanessa Martín hubiese sido un bello pistoletazo de salida para la Feria del Sur de Europa. A falta de pan buenas son tortas.
Mi segunda cita era con El Zurdo, Alex Melendez, que sólo Dios sabe lo que lo admiro, como músico, como persona y como malagueño de pura cepa, una combinación, que le ha tocado lidiar este año en la feria en una plaza, antes conocida como de la mierda, posteriormente como la de Rockberto y pronto, si esto se anima, "Plaza del Rock".
Debe haber música en la calle, saquemos la música a la calle, que toquen los músicos en la calle, pero todos. Y las "rock and roll stars" también, porque hacemos muy pronto de un músico que está empezando una estrella y así se estrellan. Málaga tiene suficiente calidad para eso, y el Ayuntamiento debería abrir la mano a la música en la calle, yo ya tengo una etiqueta, para que alguna concejala de la oposición tuitee: #rockandrollenlaplaza, en vez de tanta tontería.

Pero centrándonos en la Feria del Centro, que es lo que he vivido hasta el momento, he observado que se ha dado una de cal y otra de arena. La cal, parece que es que hay menos descamisados, o al menos con las multas que sobrevuelan por Málaga, se ha evitado las tipicas escenas de años anteriores, donde niñatos y no tan niñatos, lucian depilación, musculitos y tatuajes. Por otro lado, la  arena la he visto en Calle Larios, una calle de usos múltiples que este año, se ha convertido en una sucursal de cualquier calle del Real, con una salvedad, que los puestos de Gofres no pegan ni con cola y el que ha permitido que esta novedad está haciendo bonito al descamisado, no se si me comprenden o yo me explico mal.
En el Centro, sigue habiendo comas etilicos, gente disfrazada, gente que orina en las calles y mucha gente que pierde el control, mucha porqueria, en algunos puntos, andar es ir despegando los pies de las losetas, de ese vino  de Mollina derramado en el suelo, se forma una película pegajosa que se quita a partir de las 19h, con el desembarco de lo camiones de Limasa y el despliegue de la Policia Local.
No señor Alcalde, no va por usted, no. Va por el pueblo de Málaga y por los que nos visitan, que han perdido el sentido de lo que es la diversión y lo han cambiado por el desmadre.  Eso es dificil de controlar y volver a la esencia de lo que era la Feria de los noventa, una utopía. O ésto cambia o suspenderemos el examen que nos hará ser una de las mejores ciudades de España y de Europa, repasemos la materia de educación. 
Y si me lo permiten, hagamos una autocrítica mirándonos en otras ciudades que tambien tienen Feria, Semana Santa y Metro.

@jcebreros20

4 comentarios:

  1. Estupendo artículo simpático y mordaz que es lo que importa. Amar a la ciudad es ejercitar la crítica objetiva y exponerla claramente con ironía y sin acritud. Como lo haces tú. Y muchísimas gracias por hacernos sentir el palpitar del corazón de la ciudad a los que vivimos lejos y estimamos vuestra ciudad. Enhorabuena,Javier. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo artículo simpático y mordaz que es lo que importa. Amar a la ciudad es ejercitar la crítica objetiva y exponerla claramente con ironía y sin acritud. Como lo haces tú. Y muchísimas gracias por hacernos sentir el palpitar del corazón de la ciudad a los que vivimos lejos y estimamos vuestra ciudad. Enhorabuena,Javier. Un abrazo.

    ResponderEliminar