martes, 24 de mayo de 2016

"Malaguitas en las redes"



Hace  más de quince años, me compré el primer móvil, lo recuerdo: Maxon, con tapa protectora del teclado, con una antena del grosor de un lápiz y servía para eso, para llamar por teléfono, para mandar mensajes de texto y como para trabajar me tenía que desplazar en coche, éste me serviría para sacarme de algún eventual apuro.


Cuando lo llevé a casa, mi madre, que también tiene móvil desde hace unos cuantos años, me dijo: " y para que quieres esa chalaura". Siempre me ha gustado la tecnología y por esa época tuve que hacerle una ampliación de memoria al ordenador de casa, ponerle un modem de 33k y poder conectarme a un Internet a nivel de usuario que todavía andaba a gatas, abrir mi cuenta de correo y navegar donde se podía navegar, porque todo el mundo no se había subido al carro en el que andamos subidos.

Este carro ha ido tuneándose, y lo que antes era inventos de adolescentes con mucha vista de futuro, que estuvieron en el sitio adecuado en el momento justo, se ha convertido en parte de nuestra vida.
,Facebook,  Twitter, Instagram y Whatsapp junto con alguna otra más, son redes sociales imprescidibles en esta segunda década del siglo XXI.

Digo imprescindibles, no vitales. Porque si hacemos una encuesta a pie de calle y hacemos dos preguntas ¿tienes móvil? ¿que aplicaciones tienes instaladas? nos sorprenderá que la primera pregunta sobra, que todo el mundo "habla" por el Whatsapp y que al menos, vamos a poner siete de cada diez, tiene perfil de Facebook.

Esta mañana me he adentrado en la jungla de un centro comercial, todo el mundo llevaba móvil, cuando digo todo el mundo, me hubiese sorprendido si alguien no llevase, desde el adolescente despistado con acné y gafas de pasta hasta la bella mamá con un teléfono de última generación en el bolsillo trasero de sus vaqueros deshilachados. 

En el bus de linea hay dos tendencias, o a hablar a gritos, o a guasatear, un término muy de esta época que puede incluso lesionar las puntas de los dedos, con el golpeteo  contra la pantalla, provocar lesiones a nivel cervical, o aumentar el número de dioptrias, o esas enfermedades del alma como puede ser la presbicia o vista cansada, enfermedades del alma-naque, que se vuelven precoces. Tan precoces como esos nenes a los que esas bellas mamás dejan sus móviles a modo de peluche para entretenerlos, bajo mi opinión, un error. Las nuevas tecnologías hay que saberlas usar. 

Un buen día hace unos seis años, no se ni como ni por qué me cree mi perfil de Facebook, poco a poco se lo fueron creando hasta los más escépticos, hasta aquellos que decían: "yo si, jaja". Aquellos que menos  te esperas se han subido al carro de "Caralibro" y los conoces por lo que escriben y por las fotos que cuelgan. Es un término al que se le ha llamado "postureo". Todos los hemos practicado alguna vez, pero otros son consumados maestros y maestras. Dime de que presumes.....

Que Dios me libre de decir que las redes sociales son malas, lo que desde estas lineas quiero criticar es el abuso de estas redes. 

Centremos en Málaga capital, donde vivimos,  te etiquetan en una foto una persona a la que no has visto en tu vida, para que le des "like" otro término, porque ha presentado en un concurso una foto y el primer premio se lo dan al que más "like" consiga. Osea que ese jurado virtual, es objetivo y riguroso y además lleno de reputados expertos. Vaya forma de engañar y de publicitarse.

Se ha perdido el por favor: "Vótame", imperativo, "estoy concursando para ser la chica "Silicona Beach". 

Muchas veces, se cuelgan fotos, que están trabajadas, y solamente nos limitamos a decir: "que guapos estáis" y detrás un montón de "emoticons" este término es más antiguo y viene de la primera generación de chats, y como su propio nombre indica, servían para expresar emociones con dos caracteres.

Nos encantan los Memes, si esas fotos que andan por Internet, que te puedes descargar con la frases que quieras, la del ".....y lo sabes" de Julio Iglesias, los hay muy ingeniosos y los hay, que se nota que está muy aburridos.
Otro fenómeno del que me he dado cuenta es, que desde que nacieron las redes sociales estamos estudiando Filosofía con las fotitos y las frasesitas de autores, que antes ni conocíamos.

Pero si algo ha revolucionado nuestra vida, es que puede ser retransmitida en directo por varios canales, Twitter, Facebook e Instagram. Las fotos con el perrito o el gatito, la foto con el chuletón que te vas a comer, probándote el bikini en el Primark, lo que te ha pasado ese día, si has aprobado el carnet de conducir con su correspondiente fotito , si te has casado, que has hecho en la luna de miel, si has parido, si te has lesionado, si te vas de copas, si estás debajo de un varal en Semana Santa. Gracias al "selfie" que viene a ser un método de diagnóstico de una epidemia de postureo.

Nunca me  escuchareis decir mal de las redes sociales, pero cuando me doy una vuelta por redes, cuelgo mis cositas, como este post, y veo como anda la gente en Facebook  me acuerdo de una película que quiero recomendar desde aquí, seguro que en You Tube la encontráis: "El Show de Truman", seguro que en algún momento os sentiréis identificados.

Bueno toca hacerse un selfie y colgarlo en las redes, he logrado llegar hasta Vicki Martín Berrocal que curiosamente estaba buscando ropa en Primark, o con Antonio Banderas, eso subirá los likes, el ego y las envidias de muchos y más en Málaga, donde el deporte local es la envidia. Ay Dios mio, lo que era y lo que es una red social. 

@jcebreros20


No hay comentarios:

Publicar un comentario