miércoles, 25 de marzo de 2020

"microrrelato para un confinamiento"

Hacía frío aquella noche, llovía intermitentemente lo suficiente para que el frío y la humedad calasen hasta los huesos de Jim, reportero gráfico de una agencia de noticias que cubría aquel conflicto. 

Jim era un veterano fotógrafo de prensa, que había cubierto desde la Guerra de los Balcanes a la Guerra de el Golfo. Se había jugado la vida incluso en   Siria retratando las atrocidades del Estado Islámico. En  su dilatada carrera, no podía imaginar  lo que estaba fotografiando parapetado en sus inseparables cámaras. Llevaba siempre dos como buen reportero en zona hostil. Se empleaba a fondo en no empañar sus gafas con el vaho que desprendía su mascarilla. Para no perder ningún detalle y fotografiarlo todo.

Eran las ocho de la tarde y cientos, miles de personas se abrazaban, se besaban, reían, lloraban, bailaban, mientras sonaba el "We are the Champions". Se había anunciado oficialmente que la guerra había terminado. 

 "Resistiré" el himno que había sido la banda sonora de aquella guerra, se sustituyó por esa canción de Queen,  el tema que pondría fin a  su reportaje. Jim se quitó aquella mascarilla, hizo algunas fotos más y sus ojos de fotógrafo se fijaron en una niña de unos diez añitos, morena de ojos verdes, que bailaba abrazada su jóven madre. La camiseta de la niña llevaba un lema sobre un gran arcoiris "siempre sale el sol"

Jim se quedó a vivir en la costa malagueña, ganó un premio por su reportaje sobre la guerra contra el coronavirus, vive con una maravillosa mujer, madre de una guapa niña morena de ojos verde esperanza. Ya no hay guerras ni conflictos, la gente ha cambiado, respeta esa naturaleza que él fotografía. 

Aquella guerra contra el coronavirus cambió nuestras vidas.

1 comentario:

  1. Holaaaa,mi nombre es Laila, soy de Málaga ¿de quién es el microrelato? Me gustaría narrarlo si me lo permiten, graciass!!!!

    ResponderEliminar